El viaje de Magallanes (1519-1522)

 


Imagen: Cortesía Sánchez Baltanás

 Hernando de Magallanes,  navegante  portugués,  capitaneó la expedición  que realizó  el primer viaje alrededor del mundo.  Estuvo  en principio al servicio de Portugal y viajó al Oriente  por la ruta  de Vasco de Gama, pero, disgustado  con el gobierno de su país  natal porque no se consideró bien recompensado por sus servicios,  se ofreció a la corte española,  para la época bajo el cetro de Carlos V. Prometió  al rey demostrar que las islas Molucas (en Oceanía,  al sur de las Filipinas) no pertenecían a Portugal sino a España según  el tratado de Tordesillas. El objetivo de su viaje no era, en consecuencia, dar la vuelta al globo. Se hizo esto porque los seguidores de Magallanes no quedaban con suficiente equipo para deshacer la ruta recorrida cuando llegaron a Oceanía.

Se conocen detalles del viaje de Magallanes gracias al relato minucioso de uno de los tripulantes italianos: Antonio Pigafetta. Se sabe que se componía de cinco carabelas y unos 265 tripulantes entre españoles, portugueses, italianos, franceses, alemanes, flamencos, africanos y malayos.

La expedición salió el 20 de septiembre de 1519, de San Lucar de Barrameda. Tomó la vía del oeste,  y tocó Brasil en la costa donde hoy esta Pernambuco. Hubo un intento de motín porque un grupo de subalternos quería regresar a España. Rápidamente fue dominado por Magallanes. Se siguió hasta el estuario del Río de la Plata, confundido al principio con el estrecho que desde algunos años se buscaba. El agua dulce les indicó su error. 

  En marzo de 1520 estaban en la bahía de San Julián , a 49 grados sur. Allí pasaron siete meses debido al crudo invierno, exploraron la zona y denominaron "patagones" a sus habitantes  (Pigafetta, con un poco de imaginación, los llama "gigantes de grandes pies"). Perdieron una nave en la expedición y hubo un segundo motín contra Magallanes: un grupo de oficiales quiso tomar tres barcos para volver a España. Magallanes fue más duro esta vez: hizo ahorcar a uno y mató a otro.

  En octubre de 1520 dejaron la bahía y pasado  apenas tres días de navegación,  encontraron el estrecho. La travesía fue larga y penosa: cinco semanas entre escollos, pasajes angostas, grandes olas y fuerte viento oeste - este. Muchas fogatas observadas en las costas hicieron que denominaran a la zona "Tierra de Fuego". El estrecho fue llamado Canal de Todos los Santos y la punta de tierra  al fin del mismo, ya frente a aguas del Pacífico,  la denominaron "Cabo Deseado". En el trayecto  desertaron los tripulantes de una de las naves, que se volvieron a España. Quedaban ahora tres carabelas. 

  La presencia del océano,  contrastante en tranquilidad con las aguas del estrecho, hizo que Magallanes lo llamara "Pacífico",cambiando por éste el nombre de "Mar del Sur" que le había  dado su descubridor Núñez de Balboa.

   La travesía del Pacífico fue lo más duro de la expedición. Tardó más de tres meses, que se hicieron más largos por el desconocimiento de las aguas en que se navegaba. Cundieron el hambre y las enfermedades entre aquellos marinos. Terminadas las provisiones sobrevino la desesperación: el aserrín, las correas y hasta las ratas de los barcos formaron parte del menú. Por fin llegaron a las islas Marianas, ya en Oceanía, a las que llamaron "Islas de los Ladrones", porque sus habitantes subieron a los barcos donde se robaron todo lo que encontraron, que por cierto no fue comida sino baratijas. Era el 6 de marzo de 1521.

  Una semana más tarde estuvieron en las islas Filipinas, que Magallanes denominó "San Lázaro".

  Magallanes se hizo amigo del Rey de la isla Cabú, a quien ayudó a combatir a sus enemigos de las isla Mactán. Murió  en el combate (28 de abril de 1521). Con la muerte de Hernando de Magallanes no quedaba capitán y ahora sólo se tenía dos barcos, pues se había quemado uno en la odisea por las Filipinas. 

  Los sobrevivientes emprendieron el camino hacia el archipiélago Malayo, rico en especias. Allí cargaron los dos barcos que les quedaban de canela, clavos, jengibre y nuez moscada. Pero debieron dejar el Trinidad, que estaba defectuoso, para mandarlo por Panamá más tarde (los portugueses lo incautaron).

  Llevando como capitán al marino vasco Juan Sebastián Elcano,emprendieron el regreso (21 de diciembre  de 1521) en la última  nave, la Victoria,  por la vía  del cabo de Buena Esperanza. A Sevilla llegaron sólo 18 navegantes de los 265 que habían partido en cinco navíos tres años antes. Era el 8 de septiembre de 1522.



Comentarios

Translate

También te puede interesar